Por qué es un error el “Masterchef de las reformas” que prepara Antena 3

Interiorismo. Salón tras reforma integral

La cadena de Atresmedia ha anunciado la producción de este nuevo formato dedicado a encontrar a “Los reyes de la reforma” con la productora del talent de cocina.

Antena 3 sigue preparando los programas que estrenará en este curso 2018/2019. Entre ellos, el último anuncio ha sido Los reyes de la reforma, su nuevo talent show producido por Shine Iberia (productora de Masterchef y de Maestros de la Costura). Este formato buscará entre 11 parejas amateurs a los mejores interioristas de España.

El programa, que será semanal, llevará a la televisión el mundo de las reformas y la decoración. Como el formato de los cocineros (adultos, niños y celebrities), habrá pruebas en plató y en exteriores alrededor de España. Según cuentan desde Atresmedia, los concursantes deberán superar pruebas de creatividad más pequeñas, y retos enormes como transformaciones y reformas de inmuebles, hoteles rurales, etc.

También incluyen que el programa tendrá vocación divulgativa, para que los espectadores tengan ideas y trucos en decoración y en funcionalidad. Las parejas participantes deberán compartir un vínculo sentimental o familiar y no ser profesionales. El programa, que está en fase de casting, ha tenido una recepción dispar entre el público y la crítica.

No hay mucha queja en lo que respecta a la parte divulgativa. En un principio, el punto común es lo positivo de esta iniciativa para dar más importancia al gremio de los reformistas. El dar la oportunidad a gente para cumplir su sueño también es algo que posiciona a muchos a favor. Pero en la práctica, descoloca un poco más.

¿Todo es susceptible de concurso?

El caso de Masterchef es paradigmático: es el claro ejemplo de un talent en el que el espectador, sin poder probar lo que se juzga, se emociona. Todos cocinamos, todos comemos, todos compramos y sacamos pecho de nuestra gastronomía. Y aunque haya profesionales que lo hagan mejor que nosotros, a lo largo del día nos toca cocinar en casa de un modo u otro.

Con Maestros de la Costura ya nos colocamos en un estadio distinto. No todo el mundo compra alta costura, pero todo el mundo se viste, y quien más quien menos, ha cosido alguna vez algún botón de su camisa, o los bajos de su pantalón. De nuevo, hay diseñadores que lo hacen mejor que nosotros, pero desde casa también podemos hacer nuestros pinitos en alguna ocasión.

Pero en el caso de Los reyes de la reforma, estamos en una situación más complicada. Todos vivimos en una casa, claro. Este es el argumento a seguir con los otros dos concursos. Y además, casi todo el mundo, en algún momento, recuerda como su madre decidía mover los muebles del salón, distribuirlos de otro modo, y pintar las paredes. ¿Cuál es el problema real? Mientras que lo que comemos desaparece, y lo que cosemos podemos no ponérnoslo o comprar otra prenda, con las reformas no pasa igual.

El peligro de “des-profesionalizar” las reformas

Cuando reformas tu casa, es una inversión que tienes que aprovechar, y dejarlo en las manos equivocadas puede dar resultados que después cueste más dinero arreglar. En las pruebas exteriores de Masterchef, la comida se come; los costureros solo cosen para desfiles. Si hacen pruebas en casas reales… ¿quién asegura que eso puede funcionar? El programa ya deberá tener un seguro para solucionar estos problemas.

Este es el peligro de meter amateurs en el mundo de las reformas. Los profesionales lo avisan, y el público lo piensa. Empresas como Reformas C de la Fuente son de fiar, ya que tienen experiencia y trabajan con profesionalidad, pero abrir este mundo a la gente inexperta y provocar la creencia de que cualquiera puede hacerlo no es lo más óptimo. Allá cada uno, pero vivir en un sitio bien reformado es algo que se deje en manos expertas.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí